cultura | 01 de Agosto de 2020

La Unicef aseguró que no hay evidencia de que una mamá contagie de Covid-19 a su bebé a través de la leche materna. Foto tomada de @UNICEFMexico

Por

Por 

Laura Poy Solano / La Jornada
Ciudad de México, 1º de agosto.- En México, sólo uno de cada tres recién nacidos se alimenta de forma exclusiva de la leche materna hasta los seis meses de vida, por lo que la mayoría de los menores no reciben la protección ni el fortalecimiento de su sistema inmunológico, lo que es prioritario en un contexto como el que enfrentamos por la pandemia del Covid-19, alertó Matthías Sachse, oficial de Nutrición de la oficina en México del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

En el marco de la Semana Mundial de la Lactancia Materna, que se celebrará en 120 países, a partir de hoy, con el lema “Apoyar la lactancia materna contribuye a un planeta más saludable”, recordó que “son muchas las desventajas de introducir desde los primeros días de vida las fórmulas infantiles, ya que no ofrecen los beneficios de la leche materna, y en cambio introducen azúcares y no protegen el sistema inmunológico”.

Agregó que otro factor es el impacto que produce en el medio ambiente y el cambio climático la producción de las fórmulas lácteas, ya que para obtener un kilo se gastan 4 mil 700 litros de agua y se destruyen 12.5 metros cuadrados de selva, por lo que consideró prioritario proteger, promover y apoyar la lactancia materna, por sus múltiples beneficios, incluida la protección del planeta.

En entrevista con La Jornada, Sachse destacó que en la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012, la lactancia materna exclusiva había caído en el país a 14.4 por ciento, y actualmente llega a 31 por ciento, pero aún falta mucho por hacer, en particular en los entornos de la madre y el lactante, que requiere de todo el apoyo de su familia, pareja y amigos, así como de la sociedad en su conjunto, incluyendo los espacios laborales que deben ofrecer “condiciones de higiene y acogedoras para que las madres puedan extraer, conservar y transportar su leche materna”.

Destacó que la leche materna es “única porque confiere múltiples beneficios al recién nacido para su desarrollo, que va desde el fortalecimiento de su sistema inmunológico hasta generar una protección para enfermedades crónico-degenerativas como obesidad y diabetes”.

Lamentablemente, dijo, la publicidad de quienes producen fórmulas lácteas “pretende engañar al consumidor, diciendo que son casi como la leche materna, lo que es totalmente falso, pues la lactancia también fortalece las conexiones neuronales, ya que 90 por ciento se realizan en los primeros dos años de vida”.