Baja California | 02 de Diciembre de 2020

Los jornaleros en muchas de las ocasiones viven dentro de las parcelas agrícolas y los mantienen encerrados sin tener comunicación con personas externas. Foto Roberto Armocida / archivo La Jornada Baja California

Por

Por 

Ana Lilia Ramírez
Tijuana, 2 de diciembre.- La situación económica, laboral y de salud de los más de 37 mil jornaleros en San Quintín empeoró en los últimos 10 años, aseguró el consejero del Frente Indígena de Organizaciones Binacionales, Sergio Méndez Palma.

“Hoy de qué sirven tantas organizaciones si nadie se preocupa de la situación de los jornaleros que viven peor que hace 10 años”, enfatizó el activista.

Dijo que a pesar de que San Quintín se convirtió en el sexto municipio del estado, en la actualidad se viven condiciones laborales infrahumanas y los patrones son quienes ejercen la ley en los campos agrícolas.

Los jornaleros en muchas de las ocasiones viven dentro de las parcelas agrícolas y los mantienen encerrados sin tener comunicación con personas externas, similar a una esclavitud moderna, dijo el Frente Indígena Binacional.

Según el Frente Indígena, las autoridades de la Secretaría del Trabajo están coludidas con los patrones, pues a pesar de que se violan sus derechos laborales y humanos, esta dependencia no sigue los casos.

Una condición de desigualdad, dijo, es que muchos de los jornaleros de comunidades indígenas no hablan español, lo que los mantiene aislados del resto de los trabajadores del campo.

En los campos no se les da trabajo a jornaleros después de 40 años, pues a pesar de ser una edad productiva, a esa edad la salud de los trabajadores empieza a deteriorarse, resultado de largas horas de trabajo, no tener acceso a la salud, alimentación y una vida digna que se refleja con enfermedades crónico-degenerativas.

Fidel Sánchez, presidente de la Alianza de las Organizaciones Nacional, Estatal y Municipal por la Justicia Social por los Jornaleros Agrícolas del Valle de San Quintín, dijo que son alrededor de 37 mil personas jornalero indígenas asentados en el Valle de San Quintín, pero durante febrero que empieza la temporada de cosecha de fresa, se requiere de mayor de mano de obra calificada y alrededor de 33 mil indígenas jornaleros llegan a Baja California de los estados Chiapas, Veracruz, Guerrero, Hidalgo y Michoacán.

En promedio un empleado del campo en San Quintín gana por día entre 235 y 238 pesos por una jornada de trabajo de 8 a 12 horas o lo equivalente al trabajo de 8 a 10 surcos.