mundo | 03 de Abril de 2021

El Capitolio de Estados Unidos ha estado rodeado por vallas de seguridad desde el motín del 6 de enero por partidarios del entonces presidente Donald Trump. Foto captura de pantalla

Por

Por 

Katherine Gypson / Voa Noticias
Washington, 3 de abril.- Un oficial de policía del Capitolio de Estados Unidos murió y otro resultó herido el viernes cuando un conductor estrelló un automóvil contra una barricada frente al Capitolio.

La policía del Capitolio dijo que el sospechoso salió del auto con un cuchillo en la mano y se abalanzó sobre los oficiales. Luego, la policía le disparó. El sospechoso ha sido identificado como Noah Green, de 25 años. La policía está investigando sus antecedentes en busca de pistas sobre un posible motivo.

The Washington Post habló con el hermano de Green, Brendan, quien dijo que había estado preocupado por la salud mental de su hermano durante algún tiempo. Los hermanos compartían un apartamento en Virginia. Brendan dijo que Noah le envió un mensaje de texto el jueves después de salir de su residencia que decía: "Lo siento, pero me voy a ir a vivir y me quedaré sin hogar".

Newsweek pudo capturar algunas de las publicaciones de Facebook del sospechoso antes de que fueran eliminadas por el gigante de las redes sociales. Una publicación reveló que Green era un admirador del ministro Louis Farrakhan, el líder de la Nación del Islam (NOI). "El Ministro está aquí para salvarme a mí y al resto de la humanidad, incluso si eso significa enfrentar la muerte", decía la publicación.

El Southern Poverty Law Center, un grupo de defensa legal que se centra en los derechos civiles y los litigios de interés público, ha clasificado a NOI como un grupo de odio.

La policía identificó al oficial que murió en el ataque como William “Billy” Evans. Fue miembro de la unidad de primeros auxilios de la fuerza y un veterano de 18 años de la Policía del Capitolio de Estados Unidos.

"Jill y yo nos rompió el corazón al enterarnos del violento ataque en un puesto de control de seguridad en los terrenos del Capitolio de Estados Unidos, que mató al oficial William Evans de la Policía del Capitolio de Estados Unidos y dejó a otro oficial luchando por su vida", dijo el presidente Joe Biden en una declaración el viernes por la tarde.

Biden, quien fue informado sobre el ataque, pasará el fin de semana de Pascua en Camp David, un retiro presidencial en Maryland. El mandatario ordenó que las banderas de la Casa Blanca ondearan a media asta.

El incidente del viernes ocurrió en un puesto de control de vehículos en la Avenida Constitution, en el lado del Senado del Complejo del Capitolio de Estados Unidos.

El ataque "no parece estar relacionado con terrorismo, pero obviamente continuaremos investigando", dijo a los periodistas el viernes Robert Contee, jefe interino del Departamento de Policía Metropolitana de Washington.

La policía de Washington, con la ayuda de la Oficina de Campo en Washington del FBI, se hará cargo de la investigación del ataque del viernes.

"Hoy, el corazón de Estados Unidos se ha roto por la trágica y heroica muerte de uno de nuestros héroes de la Policía del Capitolio: el oficial William Evans", dijo la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, en un comunicado. "Es un mártir de nuestra democracia".

En un tweet el viernes, el líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell, dijo: “Orando por los oficiales de policía del Capitolio de Estados Unidos que fueron atacados en el Capitolio. Todavía estamos aprendiendo lo que ha sucedido. Agradecido a todos los USCP y socorristas que están en la escena”.

El Capitolio de Estados Unidos ha estado rodeado por vallas de seguridad desde el motín del 6 de enero por partidarios del entonces presidente Donald Trump. Los alborotadores pro-Trump intentaban evitar el recuento de los votos del colegio electoral para Joe Biden, quien ganó las elecciones presidenciales de noviembre.

El anillo exterior de cercas fue retirado esta semana, aunque sigue habiendo un anillo interior de cercas alrededor del edificio del Capitolio de Estados Unidos.

Hay alrededor de 2 mil 200 soldados de la Guardia Nacional de Estados Unidos que brindan seguridad adicional en el Complejo del Capitolio desde ese motín, que dejó un oficial de policía del Capitolio muerto y muchos otros heridos.