Baja California | 03 de Mayo de 2021

La candidata a la gubernatura de Baja California, Lupita Jones junto a la senadora Gina Cruz. Foto Juan Pablo Guerra Cúellar

Por

Por 

Juan Pablo Guerra Cuéllar
Tijuana, 3 de mayo.- Por los delitos de peculado, concusión y lavado de dinero, el equipo de campaña de la candidata a la gubernatura de Baja California, Lupita Jones, junto con la senadora Gina Cruz presentaron una denuncia contra el gobernador Jaime Bonilla Valdez, sus secretarios y quién resulte responsable.

La acusación proviene de una supuesta extorsión y cobro excesivo por el servicio de agua, esto debido a la fiscalización por parte de la empresa Fisamex, a la cual acusan de peculado por supuestamente usurpar las funciones de los organismos operadores del líquido.

Además, la acusación de lavado de dinero está basada en los pagos que ha realizado a otras dos empresas, Fiscales del Agua Mex y Romafam que están registradas con el mismo objeto social y que les pertenecen a las mismas personas, por lo que acusan que se están usando para esconder el paradero de millones de pesos.  

La candidata de la colación PRI-PAN-PRD anunció durante el cierre de su participación en el segundo debate de candidatos a la gubernatura, realizado este domingo, que realizaría una conferencia de prensa con un tema "muy importante para todos los bajacalifornianos".  

En la conferencia de prensa la candidata de la coalición ‘Va por Baja California’ fue acompañada por su coordinador de campaña Héctor Osuna Jaime, la senadora federal Gina Cruz Blackledge, el abogado Juan Marcos Gutiérrez y la ex senadora Angelica de la Peña.  

Quien desmenuzó las acusaciones contra el gobierno del estado fue Juan Marcos Gutiérrez al explicar por medio de diapositivas todo lo que se señalaba.  

Por otro lado, la denuncia de concusión es por el cobro excesivo por parte del gobierno estatal por los servicios del agua, considerando la tendencia de los llamados "recibos locos".  

También se encuentra la acusación del delito de peculado, en el que se acusa que el gobierno actual ha privatizado la fiscalización de los recursos del estado en el tema del agua y además de utilizar esta empresa para triangular o desaparecer el dinero.  

Por último, la acusación de lavado de dinero, que consiste en esconder, mediante diferentes estrategias, cantidades considerables de dinero. Aquí entran las empresas Romafam y Fiscales del agua.  

En el caso de Romafam, se le pagó a la empresa 278 millones de pesos durante todo el 2020, de los cuales pagó más de 60 millones de pesos a otra empresa Salmec Grupo Constructor SA de CV, la cual empezó en 2020 y cuyo objeto social es la construcción, pero argumentan que no se encuentra obra alguna realizada por la empresa.  

Además, Romafam le paga a una tercera empresa, Fiscalizadores del Agua SA de CV, constituida también en el 2020, la cantidad de 162 millones de pesos, aunque la empresa tiene el mismo objeto social y el mismo dueño que Romafam.  

Todas estas son las pruebas que presentó el equipo de campaña de Lupita Jones, quien agregó que con las mismas, "no queda duda que aquí en Baja California se está incurriendo en delitos de corrupción", aseguraron.

Por su parte, la senadora Gina Cruz acusó a la candidata de Morena, Marina del Pilar, de estar recibiendo dinero para su campaña proveniente de los supuestos esquemas de corrupción presentados, sin embargo, admitió que no tiene pruebas.