cultura | 03 de Mayo de 2021

Portada de la revista Clarimonda: Puro Cuento. Foto cortesía para La Jornada Baja California

Por

Por 

Rael Salvador
Ensenada, 3 de mayo.- La revista Clarimonda nace en Morelia (en 2004), editada y dirigida por el periodista y escritor Manuel Noctis Ayala. Después de permanecer 15 años en vuelo y vuelco, desaparece en julio de 2019 (por razones ceremoniales, similar al Ave Fénix), y ahora vuelve a emerger en escenario editorial con un número especial –impreso y de amplia extensión digital– que no es otra cosa que “Puro cuento”.

En circulación desde marzo de 2021, refresca su páginas con el ardor inicial de su editorial y dos crónicas sobre orígenes, desvelos y otras francachelas que facturan su perfil y línea editorial, dando paso a la fortaleza monotemática, la cual se constituye de catorce cuentos –siete escritoras y siete escritores de diversas partes del país (entre ellas, dos autoras radicadas en Ensenada)–, todos ellos ilustrados de manera exclusiva, logrando que los contenidos reverberen en mancuerna y ofrezcan solidez visual al género.  

Clarimonda (Nueva Época), en su versión impresa refrenda su sentido de resistencia y le devuelve a Baja California la circulación del “papel cultural”, ahí donde tanta ausencia ha generado el nuevo esquema de lectura digital. Si el lenguaje es el hechicero de la palabra, en papel impreso es la llama donde se eleva este principio.      

En ceremonia a su linaje, podría decir que Clarimonda desciende de la suma subterránea de clanes, bandas, camarillas del oficio, esos meritorios grupos literarios que en México son familias separadas (que une el pronunciamiento no oficial). Rica heredera del periodismo gonzo y la nueva crónica donde las páginas –capoteando a lo Thompson y a lo Wolfe– se inflaman de irreverencia ante el desenfado de la primera persona.  

La revista Clarimonda (Cultura contra Cultura)*, a través de su direcpunk, Manuel Noctis, con el empuje Marco Ultreras, subdirector y el Consejo Editorial formado por Óscar M. Mora y Luis Enrique Anguiano (ilustrador de la portada) –así como todas las firmas que sustentan el contenido–, nos advierten que lo bello de los escritores salvajes está lejos de su extinción.  

*Para contacto y colaboraciones al correo: revistaclarimonda@gmail.com

 
Descripción no disponible.