Baja California | 03 de Mayo de 2021

La noche del domingo, seis aspirantes a la gubernatura expusieron sus temas en el debate y postdebate. Foto captura de pantalla

Por

Por 

Jorge Ley

Tijuana, 3 de mayo.- El decreto para expropiar el Club Deportivo Campestre, la entrega del Centro de Gobierno en Tijuana a la Universidad Autónoma de Baja California (UABC) y la solicitud de un crédito por 3 mil millones de pesos por parte de Jaime Bonilla Valdez, fueron parte de los temas abordados por los candidatos a la gubernatura posterior al segundo debate celebrado ayer.

Inicialmente Jorge Hank Rhon, candidato del Partido Encuentro Solidario (PES) lamentó que la autoridad atente en contra de la propiedad privada en el tema del Campestre, además se comprometió a regresar a la ciudadanía el edificio del Centro de Gobierno.

Por su parte, Victoria Bentley, candidata de Redes Sociales Progresistas (RSP), reprochó que el Issstecali registre números rojos con un pasivo por 7 mil 500 millones de pesos, lo cual afecta el sistema de pensiones y jubilaciones de la burocracia y el magisterio.

Abundó que el crédito solicitado por 3 mil 500 millones de pesos, representará una reducción de las partidas federales del 25 por ciento durante los próximos 20 años, al remarcar que en caso de ser necesario presentaría una denuncia en contra de Bonilla Valdez, al argumentar que no existe claridad en cómo se gastarán los recursos.

En tanto, Jorge Ojeda, de Fuerza por México, destacó que cuenta con el plan de gobierno para reactivar la economía de Baja California, por lo que será un promotor de la inversión nacional y extranjera para generar prosperidad en la entidad.

Propuso un rediseño de la página web del gobierno del estado, que tenga la opción de leerse en todos los idiomas, al resaltar que es un empresario socialmente responsable con el liderazgo necesario para dirigir el estado.

Durante su intervención María Guadalupe Jones Garay, de la alianza Va por Baja California, dijo que le preocupa que el gobierno estatal atente en contra de los ciudadanos, al referirse a la expropiación del Club Campestre, al igual que ejidatarios de La Rumorosa.

De igual forma, propuso regresar las oficinas del Centro de Gobierno en Tijuana a los ciudadanos, al comentar que la nueva ubicación en la zona resulta complicada para que la población se desplace a realizar sus trámites.

Asimismo, Carlos Atilano, candidato del Partido de Baja California (PBC), resaltó que una de sus primeras acciones será revocar el decreto de expropiación del Campestre y devolverle a los ciudadanos el edificio que le fue donado a la Universidad Autónoma de Baja California (UABC).

También propondrá el regreso del Consejo de la Judicatura y que sean los magistrados, quienes elijan a sus integrantes para terminar con caprichos del gobernador y componendas del Congreso del Estado en la selección de sus miembros.

Por último, Alcibiades Lizardi, de Movimiento Ciudadano, criticó la solicitud de crédito por 3 mill millones de pesos a la banca por parte Bonilla Valdez, la cual  incrementará a 5 mil millones de pesos durante los próximos 20 años e impactará negativamente en las finanzas del estado.

Se comprometió a promover la inversión nacional y extranjera para reactivar el estado, al resaltar que cuenta con el talento y la experiencia para dirigir a Baja California durante los próximos seis años.

Cabe señalar que durante este segundo debate, Marina del Pilar Ávila Olmeda, de la coalición Juntos Haremos Historia en Baja California fue la gran ausente.