méxico | 06 de Julio de 2020

Guanajuato es uno de los estados con más violencia en el país; en la imagen, militares después de un enfrentamiento con miembros del crimen organizado en el municipio de Apaseo el Alto. Foto Cuartoscuro / archivo La Jornada

Por

Por 

Redacción La Jornada

Ciudad de México, 6 de julio.- Un policía del municipio de Uriangato, Guanajuato, y su esposa fueron ultimados en su vivienda ayer alrededor de las seis de la mañana, informaron autoridades.

Explicaron que los sicarios ingresaron al domicilio, ubicado en la calle Manga de Caoba del fraccionamiento Manga del Pirul. Trascendió que dos pistoleros a bordo de una motocicleta fueron los responsables del crimen.

En este año 56 oficiales han sido asesinados en Guanajuato. El 3 de julio, cinco elementos de las Fuerzas de Seguridad Pública del Estado (FSPE) fueron acribillados en la carretera Apaseo el Alto-Jerécuaro. La semana pasada ejecutaron a tres policías de Silao, un elemento de las FSPE y un comandante de la policía de San José Iturbide murió cuando enfrentó a dos hombres armados.

En Morelos, Carlos Vera Segura, elemento de seguridad pública y tránsito del municipio de Yautepec, fue baleado ayer por la mañana cuando se dirigía a la comandancia, en la carretera Cuautla-Cuernavaca, a la altura de la colonia San Juan. El agente tenía 45 años de edad y más de 20 de en la corporación, informó la Comisión Estatal de Seguridad.

En tanto, el comandante operativo Francisco Javier Pérez de la Cruz, adscrito a la policía municipal de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, fue encontrado muerto en un Volkswagen Jetta blanco en la carretera que conduce a la colonia Benito Juárez, a unos 100 metros del tramo carretero Tuxtla-Chicoasén, municipio de San Fernando, informaron fuentes oficiales.

Precisaron que el cadáver tenía un impacto de bala y fuera de la unidad se encontraron cinco casquillos percutidos.

En Morelia, Michoacán, cuatro personas murieron, tres de ellas calcinadas, y seis resultaron lesionadas luego de que un vehículo que iba a velocidad excesiva saltó el camellón y se impactó contra otro, informó la Dirección de Protección Civil.

La dependencia señaló que el accidente ocurrió la noche del sábado en la salida a Salamanca, cerca de una escuela tecnológica.

Detalló que al parecer el conductor de una camioneta Lincoln perdió el control, saltó el camellón y se estrelló contra otro auto, que a su vez chocó contra un poste y luego se incendió. En su interior perecieron tres personas.