Baja California | 07 de Abril de 2021

Ceremonia virtual de entrega de becas Prohibido Rendirse. Foto cortesía UABC

Por

Por 

REDACCIÓN
Mexicali, 7 de abril.- Se otorgaron 22 becas manutención a estudiantes de diversas unidades académicas de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC), las cuales fueron recabadas a través de la octava edición de la carrera atlética “Prohibido Rendirse” que se realiza a través de la Fundación UABC (Fuabc).
 
Debido a la pandemia la edición 2020 de la carrera atlética se llevó a cabo de manera virtual y se contó con la participación de 524 corredores provenientes de siete países y de 33 ciudades alrededor del mundo, con lo cual se logró recabar el equivalente a 22 becas de manutención, para sumar un total de 124 becas desde la primera edición.

El apoyo consta de un ingreso mensual de 4 mil pesos para manutención durante cuatro meses por semestre; su renovación será semestral hasta que concluyan sus estudios universitarios, mientras conserven un alto promedio académico.

En ceremonia virtual para la entrega de las becas, el presidente del Consejo Directivo de Fundación UABC, Francisco Rubio Cárdenas, mencionó que los ocho años en los que se han realizado la carrera Prohibido Rendirse ha sido de muchas lecciones y en el 2020 no fue la excepción ya que se tuvo que realizar este evento en una nueva modalidad, apegada a los formatos digitales y agregó que en caso de que se requiera, este año será igual, pero la carrera continuará celebrándose.

Por su parte, el rector de la UABC, Daniel Octavio Valdez Delgadillo, mencionó que la comunidad universitaria es el reflejo de resistencia y perseverancia ante las adversidades.

“Es una metáfora que nos deja grandes enseñanzas y una de ellas es la celebración de la vida de manera cotidiana; hoy lo sabemos ante tantas dolorosas ausencias que nos han marcado, pero para crecer y ser mejores”, señaló Valdez Delgadillo.

La contadora Teresa Hernández de Aguilar, integrante del Comité Organizador de Prohibido Rendirse, indicó que inspirados en la calidad humana de su hijo Eric, desde diciembre de 2013 iniciaron el proyecto.

“Quedó demostrado que cuando nos unimos en torno a una causa, somos capaces de ofrecer lo mejor de nosotros y de esa forma superar los contratiempos como lo fue en esta octava edición”, manifestó.

Durante la ceremonia se contó con los testimonios de tres estudiantes, Ingrid Arlene Arroyo Granados, Alan Alfredo Carvajal e Irene Cazola Pérez, quienes compartieron las dificultades económicas y personales por las que atraviesan, pero que, pese a las adversidades, continúan con sus estudios.

Los estudiantes beneficiados agradecieron a todas las personas que colaboraron para que pudieran reunirse los fondos necesarios para que ellos, al igual que otros jóvenes, pudieran recibir una beca Prohibido Rendirse.