Baja California | 07 de Abril de 2021

El año en que más se denunciaron llamadas de extorsionadores fue en 2016, con 24 mil 126. Foto archivo La Jornada Aguascalientes

Por

Por 

Lorena García / Punto Norte
Tijuana, 7 de abril.- Con la llegada de la pandemia el delito de extorsión telefónica registró una ligera disminución, pero se mantiene el mismo patrón, ya que las llamadas se siguen haciendo desde las penitenciarías de Tamaulipas, Ciudad de México, Jalisco y Estado de México, que siguen sin colocar inhibidores para cortar la señal de telefonía celular.

De acuerdo con el fiscal central de la Fiscalía General del Estado (FGE), Hiram Sánchez Zamora, como la extorsión se genera fuera de la entidad, no hay a quien perseguir y atribuirle el delito.

“Lamentablemente siguen ocurriendo esas llamadas, hemos detectado llamadas de centros penitenciarios de Tamaulipas, Ciudad de México, Estado de México, Jalisco, estamos trabajando para pedir a los encargados del sistema penitenciario en esas entidades que activen los inhibidores para que no puedan utilizar teléfonos dentro de estos penales”, precisó.

Datos de la Guardia Estatal de Seguridad e Investigación (GESI) indican que, en lo que va del 2021, han sido reportadas al 911 dos mil 493 llamadas con fines de extorsión.

Durante el año 2020 este delito disminuyó, pues se reportaron ocho mil 669 llamadas de extorsión, contra las 10 mil 776 llamadas de 2019.

El año en que más se denunciaron llamadas de extorsionadores fue en 2016, con 24 mil 126.

Sánchez Zamora indicó que hasta ahora lo único que han podido hacer, a través del área de prevención del delito y de la GESI, es orientar a la población y al sector comercio de cómo operan los extorsionadores, para que no se dejen enganchar, cuelguen y lo reporten al 911.

Antes de la pandemia era frecuente que los extorsionadores solicitaran a la víctima ocultarse en hoteles, para que los familiares creyeran que se trataba de un secuestro real y depositaran la cantidad que se les solicitaba.

Sin embargo, con el cambio de la dinámica estudiantil y laboral, las personas permanecen más tiempo en casa.

La principal forma de engaño es una amenaza simulando ser parte del crimen organizado, con un 29 por ciento, mientras que al 21 por ciento de las víctimas les dicen que tienen a un familiar suyo secuestrado.

Aunque es menos frecuente, también hay víctimas a las que les dicen que tienen un familiar detenido en la aduana o por algún delito, y que se requiere el depósito de una suma de dinero para dejarlo libre.

Cabe señalar que los números de los cuales llaman con mayor frecuencia para extorsionar, que son publicados en el portal de seguridadbc.gob.mx, tienen lada 686 de Mexicali y 664 de Tijuana, debido a que adquieren líneas telefónicas locales para que las posibles víctimas contesten la llamada.

Los días en que más intentan extorsionar son lunes, martes y miércoles; el horario más frecuente es de 11 de la mañana a 3 de la tarde.