cultura | 07 de Abril de 2021

El último día de actividades presenciales en escuelas fue el 20 de marzo de 2020. Foto tomada de Google Maps

Por

Por 

Laura Poy Solano / La Jornada
Tijuana, 7 de abril.- A más de un año del cierre de las escuelas “reabrirlas no sólo depende de la vacunación de maestros y directivos, también es necesario contar con un diagnóstico preciso de las condiciones en que se encuentran los planteles y de los recursos para poder atender las carencias básicas como acceso a agua y jabón”, afirmaron docentes y directores de primaria y secundaria.

En entrevista con La Jornada indicaron que hay escuelas con drenajes inservibles, con deterioro en instalaciones hidrosanitarias y eléctricas, e incluso “tenemos reporte de más de 40 institutos que fueron prácticamente saqueados ante el abandono en el que están”, señalaron los educadores, quienes destacaron que “no hay ninguna información oficial sobre cambios en planes y programas de estudio ni de los libros de texto gratuito”.

Recordaron que en la mayoría de las 228 mil escuelas de prescolar, primaria y secundaria del país, “el último día de actividades fue el 20 de marzo de 2020, por lo que hace más de un año que están cerradas y tan sólo en la Ciudad de México hay más de 4 mil planteles públicos, que en promedio atienden hasta 300 alumnos, lo que implica una enorme cantidad de personas involucradas en las comunidades escolares, porque los institutos educativos son los lugares donde más población se concentra de manera continua y permanente, y un rebrote nos haría retroceder”.

Directores de escuelas primarias agregaron que otro desafío es la falta de recursos, pues en 2019 “sólo recibimos fondos, con una reducción en los montos, en los centros escolares adscritos al programa Escuelas de Tiempo Completo, pero los planteles regulares, que son la mayoría a nivel nacional, no han recibido recursos, y la pregunta que todos nos hacemos es quién va a costear los insumos no sólo para garantizar una limpieza a fondo de los centros escolares, sino para su desinfección diaria”.

A ello se suma, aseguraron, que hay escuelas que aún siguen dañadas por los sismos de 2017. “En la alcaldía Cuauhtémoc aún hay escuelas que, hasta antes de la pandemia, seguían operando en otros centros escolares porque no se había reparado su plantel, pero ahora, tras más de un año de cierre serán miles las que deban ser reparadas, a fin de garantizar su apertura”.