méxico | 09 de Julio de 2020

Al inicio de la semana fue hackeada la página de la Condusef. El ataque cibernético fue atribuido a Anonymous México. Foto Luis Castillo / La Jornada

Por

Por 

Israel Rodríguez / La Jornada

Ciudad de México, 9 de julio.- Por tercera ocasión en esta semana, la página electrónica de una dependencia gubernamental sufrió un ataque cibernético. Ahora fue el Servicio de Administración Tributaria (SAT), que este miércoles durante un tiempo de aproximadamente tres horas registró interrupciones en su funcionamiento.

El SAT, encabezado por Raquel Buenrostro, aseguró que los sistemas tecnológicos de vanguardia con los que cuenta el brazo recaudador de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, la información de los contribuyentes nunca estuvo expuesta y se encuentra debidamente resguardada y protegida.

Los sistemas de alerta del SAT permitieron activar los mecanismos de protección de la información tributaria de manera inmediata, informó a través de un comunicado.

Los servicios que presta el SAT se encuentran operando con normalidad, a fin de facilitar el cumplimiento de las obligaciones fiscales, con la garantía y el compromiso de mantener segura y protegida toda la información.

Explicó que ayer miércoles entre las 17:40 horas a las 20:40 horas, los sistemas informáticos fueron sujetos de presiones externas. Lo que significó un funcionamiento intermitente en el sitio web.

Recordemos que al inicio de la semana fue hackeada la página de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef). El ataque cibernético fue atribuido a Anonymous México.

Posteriormente, el martes el Banco de México, alrededor de las 13:00 horas, su página web principal fue objeto de un intento de hackeo.

Los esquemas de monitoreo permanentes de la institución permitieron accionar los mecanismos de defensa correspondientes, informó en su momento el instituto central.

“El intento de degradación de servicio provocó intermitencias en la página web durante aproximadamente 30 minutos”, precisó el Banco de México.

Durante este proceso, en todo momento se preservó la integridad de la información del banco, así como la de las instituciones financieras, aseguró.