Baja California | 09 de Julio de 2020

Activistas que se oponen al cobro de peajes liberaron por unos minutos el paso carretero para que automovilistas pasaran sin pagar. Foto Margarito Matínez

Por

Por 

Redacción

Tijuana, 9 de julio.- "La utilización de la fuerza pública no es lo adecuado ni lo democrático", afirmó el delegado federal único, Jesús Alejandro Ruiz Uribe, ante el operativo de las fuerzas federales que se llevó a cabo la madrugada de este jueves para recuperar la operación de la caseta de cuota Tijuana-Rosarito que el martes pasado había sido cancelada por el gobernador, Jaime Bonilla Valdez.

En un comunicado de prensa se pronunció a favor de que se aplique el Estado de derecho, el diálogo y el entendimiento para que se resuelva la situación, pues mientras el mandatario estatal firmó un decreto para cancelar el peaje al considerar que no hay justificación para mantener el cobro 40 años después de su construcción, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) calificó el hecho como ilegal por invadir la competencia de atribuciones exclusivas del gobierno federal.

"Es innegable que la mancha urbana pobló las zonas de la caseta de Playas de Tijuana y los vecinos del lugar requieren transitar sin tener que pagar peaje de sus bolsillos. El acceso libre de estos vecinos, ha sido una demanda de muchos años ante instancias del poder Legislativo y Ejecutivo y la considero justa", señaló Ruiz Uribe.

Al mismo tiempo el delegado federal dijo que "no es positivo que grupos radicales tomen el control de las casetas de cobro aprovechándose de la confusión, porque el decreto que presentó el Gobierno del Estado, independientemente lo que los tribunales correspondientes dictaminen respecto de su validez o no del decreto emitido por el gobernador del estado, no es para que estas agrupaciones hagan uso personal y político de ellas".

La madrugada de este jueves elementos de la Guardia Nacional y militares retomaron el control de la caseta ubicada en Playas de Tijuana y reactivaron el cobro de peaje, y unas horas después llegaron integrantes de los grupos Resistencia Civil Pacífica, Tijuana se Defiende y Grupo Alto y liberaron por algunos minutos el paso de automovilistas, pero los uniformados se impusieron y personal de Caminos y Puentes Federales reasumió la operación.