Baja California | 13 de Enero de 2021

Parte de la problemática que envuelve a San Felipe es que grupos de pescadores culpan a los ambientalistas por la veda en el Golfo de California. Foto Cuartoscuro / La Jornada

Por

Por 

Juan Pablo Guerra Cuéllar
San Felipe, 12 de enero.- Luego del choque entre embarcaciones de pescadores, ambientalistas y fuerzas armadas en el Golfo de California, que dejó a un pescador severamente lesionado y uno fallecido dos días después, continúa en suspenso lo que pasará y las medidas que se tomarán para que no vuelvan a ocurrir hechos similares.

El grupo ambientalista Sea Shepherd, mundialmente reconocido por sus tácticas poco comunes y la importancia que le dan a su imagen, se ha mantenido en silencio desde que el incidente ocurrió.

Un día después de que el barco Farley Mowat colisionara con una panga de pescadores, la organización lanzó un comunicado asegurando que fueron atacados y que las personas que salieron heridas los estaban hostigando.

La organización es famosa por el uso de cámaras para documentar su lucha por salvar la vida marina, y en su comunicado de prensa informó haber capturado el momento del incidente, sin embargo, a diferencia de eventos similares del pasado, se ha rehusado a presentar dicho material.

Como es costumbre para la organización, han negado dar comentarios a la prensa local y nacional sobre el tema.

Sobre las medidas que el gobierno estatal puede tomar, la situación no es fácil ya que la parte del Golfo de California donde ocurrió el incidente, es territorio federal, lo que impide la intervención de la Subsecretaría de Desarrollo Sustentable y otros organismos dentro de la administración estatal.

Por el lado federal, se tiene conocimiento de que una investigación está en curso por parte de la Fiscalía General de la República (FGR), sin embargo, hasta el momento no se sabe dónde va la investigación o si esta se verá comprometida por la colaboración entre el grupo de ambientalistas con el gobierno mexicano.

Parte de la problemática que envuelve a San Felipe es que grupos de pescadores culpan a los ambientalistas por la veda en el Golfo de California. En el gobierno anterior se les compensaba con 8 mil pesos por pescador, dinero que dejó de llegar con el gobierno lo de Andrés Manuel López Obrador.

El delegado único del gobierno federal en la entidad, Jesús Alejandro Ruiz Uribe, pidió en entrevista con La Jornada Baja California que se hiciera énfasis sobre las diferentes aristas que tiene el problema.

"No es un solo grupo de pescadores, no están todos unidos bajo la misma causa; hay quienes realmente quieren seguir pescando legalmente, hay quienes se dedican desde siempre a la caza furtiva", comentó el delegado.

Sobre los apoyos económicos que recibían los pescadores durante el gobierno de Enrique Peña Nieto, Ruiz Uribe aseguró que esos recursos eran fácilmente desperdiciados, ya que, de acuerdo con él, no se entregaban directamente a los pescadores y se encontraba en una línea de corrupción, mientras que el gobierno actual, con todos los programas sociales que "ha puesto a disposición de los ciudadanos, se asegura de que llegue para todos".

Antes de que terminara el 2020 María Luisa Albores González, secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales, aseguró que presentaría un nuevo programa para el Alto Golfo de California, el cual tendría el objetivo de poner a los grupos en conflicto de la zona en calma.

Albores dijo que estaría visitando Baja California en la primera quincena de enero, sin embargo, cuando se le cuestionó al delegado del gobierno federal y al encargado del despacho de la delegación Baja California de la Semarnat, ninguno tenía una fecha concreta para la visita.

Por su parte, los pescadores siguen exigiendo que se les dé una respuesta sobre qué acciones tomará el gobierno federal sobre la colisión marítima y de qué manera resolverá la situación que tiene a los pobladores de San Felipe entre la hambruna y la criminalidad