mundo | 13 de Agosto de 2020

El demócrata Joe Biden y Kamala Harris, su compañera de fórmula. Foto tomada de @JoeBiden

Por

Por 

David Brooks / La Jornada

Nueva York, 13 de agosto.- Los migrantes latinoamericanos y caribeños, Andrés Manuel López Obrador, Fidel Castro y Hugo Chávez son participantes en la elección nacional estadunidense, todos parte de estrategias electorales y propaganda de las campañas presidenciales para conquistar el voto latino.

Los latinos son el sector minoritario más grande en esta próxima elección –son unos 32 millones con derecho al voto, un número sin precedente, y 13.3 por ciento de todos los votantes, según el Pew Research Center– y tanto el republicano Donald Trump como su contrincante demócrata, Joe Biden, están buscando activamente cómo invitar el voto de diversas corrientes dentro de ese universo.

Para Trump es clave mantener ese cerca de 30 por ciento del voto latino que conquistó en la elección de 2016. Para Biden y los demócratas, la participación masiva de este sector será clave para su triunfo, particularmente en algunos estados importantes.

El republicano
La campaña de relección de Trump está empleando Latinos for Trump (https://latinos.donaldjtrump.com) y la cuenta de Twitter Equipo Trump (https://twitter.com/EquipoTrump) para difundir su mensaje. El próximo acto de Latinos for Trump es "el Día de Acción contra el Socialismo" el 13 de agosto. Por Equipo Trump, la cuenta oficial bilingüe de la campaña, se difunde propaganda que una y otra vez hace referencia a los "socialistas" latinoamericanos que supuestamente apoyan a Biden, o que son mostrados como ejemplo de lo que desean los demócratas para Estados Unidos.

Usando una frase de un discurso de Biden en el cual se identifica como "progresista", la campaña de Trump montó un mosaico de líderes como Hugo Chávez, Fidel Castro y Bernie Sanders declarándose "progresistas", concluyendo que eso equivale a "socialismo". Este tipo de propaganda está dedicada a las bases cubano y venezolano-estadunidenses de Florida, estado siempre clave en el mapa electoral el cual Trump ganó por sólo 1 por ciento en 2016. (https://www.youtube.com/watch?v=xPLRN6EJgew&feature=youtu.be; https://youtu.be/atkkXzXJiy4).

Cuando el senador colombiano Gustavo Petro expresó su apoyo a Biden, de inmediato Equipo Trump difundió que un líder "socialista" y "ex integrante de un grupo terrorista" respaldó a Biden. La campaña también atacó a la diputada federal Karen Bass, quien estuvo entre las consideradas por Biden para ser su compañera de fórmula, al descubrir que cuando era joven visitó Cuba como parte de "una organización comunista" (la Brigada Venceremos) y que ella una vez se refirió a Fidel Castro como "comandante en jefe".

Para otros sectores latinos, sobre todo los de origen mexicano en el suroeste, la campaña está empleando imágenes y una declaración de López Obrador usando frases en las que afirma que Trump ha tratado a México "con respeto", durante su visita a la Casa Blanca a principios de julio. Trump y su equipo usaron esas imágenes ese mismo día y la campaña, reportó Axios, está planeando invertir millones para la difusión de este mensaje.

También hay spots de radio dirigidos a la comunidad mexicana, entre ellos uno en que se acusa que los demócratas están quemando iglesias y "hasta a la virgencita". (https://youtu.be/A-cR55MOBXc).

John Pence, sobrino del vicepresidente Mike Pence, quien dice haber descubierto los peligros del socialismo cuando estudió en Argentina y enseñó inglés en Nicaragua, guía los esfuerzos de Equipo Trump junto con más de 20 asesores latinos, desde empresarios hasta religiosos, reporta The New Yorker.

Atacan a Biden y ahora a su compañera de fórmula, Kamala Harris, acusándolos no sólo de ser parte de la "izquierda radical" parecida a los socialistas latinoamericanos, sino denunciando que sus políticas son "antihispanas".

Pero la campaña de Trump no está olvidando su mensaje antimigrante al centro de su elección en el 2016, y esta semana un spot de propaganda cita a Biden proponiendo otorgar ciudadanía a 11 millones de migrantes, con el narrador agregando “eso implica 11 millones de migrantes ilegales compitiendo por empleos estadunidenses… beneficios de salud, Seguro Social y Medicare”.

El demócrata
Para la campaña de Biden, la retórica y las políticas antimigrantes de Trump son el enfoque de su estrategia para obtener el apoyo de los latinos al reafirmar la posición tradicional demócrata de que los migrantes son parte integral del mosaico y la historia estadunidense.

Biden ha prometido promover una reforma migratoria desde su primer día como presidente, incluyendo proteger de inmediato a los llamados dreamers. La campaña también enfatizará que Harris, la ahora candidata a la vicepresidencia, es hija de padres migrantes (padre de Jamaica, madre de India). (https://joebiden.com/es/inicio/).

Pero la estrategia no se limita al asunto migratorio, sino que aborda el desarrollo socioeconómico de un sector latino que ahora es el más impactado tanto por la pandemia como por la crisis económica que detonó y hace unos días la campaña presentó un plan detallado sobre el tema (https://joebiden.com/latino-agenda/#).

Sin embargo en algunos lugares, como Florida, los estrategas de Biden están buscando rebasar por la derecha a Trump. Muchos se sorprendieron de que la campaña de Biden haya reclutado el apoyo de Ana Navarro, comentarista republicana influyente de CNN y Telemundo aliada con los anticastristas de Miami, cuya familia huyó de la revolución Sandinista en 1979 y apoyaron a la contra, pero antiTrump por su mensaje antimigrante y votó contra él.

Ahora, el equipo de Biden espera que Navarro, como otros latinos republicanos desencantados con Trump, ayuden a elegirlo. Pero para lograrlo, al menos en Florida, está empleando una retórica que a veces compite con la de Trump sobre quién sería más efectivo en confrontar a los gobiernos de Venezuela y Cuba.

Así, los migrantes latinoamericanos anónimos, junto con figuras latinoamericanas como Castro, Chávez y López Obrador, entre otros, ahora son piezas en el tablero del juego electoral estadunidense en inglés y en español.