cultura | 13 de Agosto de 2020

En imagen, la aspirante a la presidencia del Conapred Zenaida Pérez Gutiérrez, mujer ayuujk de Oaxaca. Foto tomada de www.mujermexico.com

Por

Por 

Carolina Gómez Mena / La Jornada
Ciudad de México, 13 de agosto.- La Asamblea Nacional Política de Mujeres Indígenas (Anpmi) y la Colectiva Mujeres Afromexicanas en Movimiento (Muafro), junto a más de una treintena de otras agrupaciones de integrantes de pueblos originarios, expresaron su respaldo a Zenaida Pérez Gutiérrez, mujer ayuujk de Oaxaca, comunicóloga de profesión, fundadora e integrante de la Anpmi, para ocupar la titularidad del Consejo Nacional para Prevenir y Eliminar la Discriminación (Conapred).

En una carta pública dirigida al presidente Andrés Manuel López Obrador, destacan la trayectoria de Pérez Gutiérrez en el trabajo comunitario y la articulación en redes regionales y nacionales.

Expusieron que, en sintonía con lo expresado por el Frente Plural de Mujeres Indígenas, “saludamos su apertura de escuchar a las mujeres indígenas de México. Las mujeres afromexicanas somos parte de ese México profundo al que alude, vivimos en carne propia la invisibilidad histórica y las desigualdades del racismo institucional”.

Aseguraron que “por la diversidad que respalda a Zenaida y por el reconocimiento a su capacidad y trayectoria profesional y comunitaria, porque ha vivido y conoce de cerca las necesidades de los grupos históricamente excluidos, porque tiene voluntad de aprender y construir en colectivo, demandamos que nuestra hermana Zenaida Pérez Gutiérrez sea considerada en la terna para dirigir el Conapred”.

Destacaron que “no queremos ser discriminadas por el Poder Ejecutivo que tiene el mandato de garantizar nuestros derechos, hemos decidido participar en la vida política de México y demandamos ser tratadas con dignidad”. Así mismo exigieron “un proceso transparente, plural, ético y democrático que brinde una plataforma amplia y equitativa para conocer las trayectorias, agendas y propuestas de todas las postuladas”.

Subrayaron que “demandamos la materialización del discurso: primero los pobres y excluidos”.