cultura | 15 de Mayo de 2021

El homenaje a Elena Poniatowska en Polonia es "por la sabiduría que demuestra en su obra y en su día a día, detalló el rector de la casa de estudios polaca". Foto capturas de pantalla

Por

Por 

Fabiola Palapa Quijas / La Jornada
Ciudad de México, 15 de mayo.- Por su labor literaria y periodística, “que contribuye al fortalecimiento del diálogo intercultural entre Polonia y México, y a la formación de diversas generaciones de estudiantes latinoamericanistas”, la escritora y periodista Elena Poniatowska recibió ayer la medalla de la Universidad de Varsovia en una ceremonia virtual.

La autora de La noche de Tlatelolco, expresó desde su casa en la Ciudad de México: “La escritura es para mí, junto a mis hijos, la primera razón de vida.

“Es común que un escritor hable de literatura; puedo contarles que desde 1953, además de crónicas y entrevistas, he escrito decenas de novelas y cuentos. A pesar de haber nacido francesa, me volví mexicana de corazón y es a México a quien debo todo: mis hijos, mi vocación, mi amor y mi futura muerte.”

En la ceremonia solemne, transmitida en el canal de YouTube del Instituto de Estudios Ibéricos e Iberoamericanos de la Universidad de Varsovia, la colaboradora de La Jornada sostuvo que “Polonia es nuestra nación hermana, y México recibe feliz a los polacos. No hay que olvidar que en cinco ocasiones vino el Papa Karol Wojtyla (Juan Pablo II), quien no dudó en declarar que México era su segundo hogar.”

Poniatowska también se refirió a los acontecimientos históricos que han unido a Polonia con nuestro país, recordó que en 1943 llegó un grupo de polacos a León, Guanajuato, quienes se hospedaron en la Hacienda Santa Rosa.

De manera especial, la escritora evocó que a los 10 años llegó a México durante la Segunda Guerra Mundial. Su padre, Jean Evremont Poniatoswki Sperry, se había alistado en el ejército francés y combatió hasta el fin de la guerra.

Explicó que tal vez porque su padre fue prisionero y por su amor filial desde muy joven visitó la cárcel mexicana, el Palacio Negro de Lecumberri. “Para un escritor, nada mejor que oír relatos de vida porque son una lección que no se olvida. Quizá por eso, como reportera escuché a los presos en Lecumberri y a sus familiares, todos muy pobres y tristes.”

Al inicio de la ceremonia, el rector de la Universidad de Varsovia, Alojzy Nowak, expresó que el homenaje que se rinde a Elena Poniatowska en Polonia es “por sus enormes logros como escritora y por su sabiduría, que demuestra tanto en su obra como en su día a día.”

Nowak explicó que la medalla “es un reconocimiento a sus logros profesionales, pero también es un reconocimiento de su influencia en el desarrollo social, en la educación de los jóvenes y en lo que la vida es más importante: los valores humanos.”

Alojzy Nowak entregó la medalla al embajador de México en Polonia, Alejandro Negrín, quien a su vez la hará llegar a Elena Poniatowska.

Urszula Lugowska, directora del Instituto de Estudios Ibéricos e Iberoamericanos de la Universidad de Varsovia, expresó: “Es la primera vez que se homenajea a la más grande escritora mexicana, la más grande periodista y cronista, Elena Poniatowska, en Polonia, tierra de sus antepasados.”

Añadió: “Es un día especial, dos países amigos de riquísimas culturas y tradiciones, unidos por fuertes lazos de cooperación científica, intelectual, cultural y económica. Es un día de júbilo para la Universidad de Varsovia, para la cultura polaca mexicana, para todos los latinoamericanistas e hispanistas de Polonia.”

En su mensaje laudatorio, la profesora Katarzyna Dembicz sostuvo que el pensamiento de Poniatowska “es profundamente feminista, lleno de enorme sensibilidad, donde el diálogo ocupa un lugar principal, diálogo, también intercultural.”

Para Dembicz, en ese viaje apasionante por los sentimientos y la mente de la mujer, la escritora ofrece “el encuentro con la cultura y la historia mexicana, donde en un principal espacio ocupa la lucha por la justicia y la voz de los más vulnerables.”

En el homenaje, realizado a la distancia debido a la pandemia, también participó el rector de la Universidad Nacional Autónoma de México, Enrique Graue, quien celebró el reconocimiento “a Elenita no sólo por su labor en la literatura, sino también por su honestidad y por siempre abanderar las justas causas sociales y dar voz a quienes, por razones históricas, nuestra historia ha relegado.”

La ceremonia con la que culminaron las Jornadas de Homenaje a Elena Poniatowska se puede consultar en YouTube del Instituto de Estudios Ibéricos e Iberoamericanos de la Universidad de Varsovia (https://n9.cl/tachz ).