méxico | 16 de Octubre de 2020

Salvador Cienfuegos, ex secretario de la Defensa Nacional fue acusado por distribución e importación de drogas y por lavado de dinero. Foto Cristina Rodríguez / archivo La Jornada

Por

Por 

David Brooks / La Jornada

Nueva York, 16 de octubre.- El ex secretario de Defensa, general Salvador Cienfuegos Zepeda, compareció ante un tribunal federal en Los Ángeles menos de 24 horas después de ser arrestado y acusado por el gobierno de Estados Unidos de cargos relacionados con el narcotráfico y lavado de dinero.

En la brevísima audiencia inicial por videoconferencia, el juez federal Alexander McKinnon preguntó a Cienfuegos si entendía la acusación en su contra y si cuando fue arrestado entendió sus derechos legales, a lo cual respondió de manera afirmativa a través de un traductor.

El asunto de una solicitud de libertad bajo fianza como el proceso de traslado del ahora reo a la ciudad de Nueva York se abordará el próximo martes ante el mismo juez. El acusado mientras tanto quedará encarcelado en Los Ángeles.

Los fiscales federales esperan que sea trasladado a Nueva York en las próximas semanas ya que en esta ciudad se formularon los cargos y donde se realizará su proceso judicial que culminaría eventualmente en un juicio.

El general Cienfuegos Zepeda está formalmente acusado por el gobierno de Estados Unidos de cuatro cargos: tres por conspiración de manufactura, distribución e importación a Estados Unidos de drogas ilícitas, y un cargo por lavado de dinero.

Fiscales federales detallan que Cienfuegos Zepeda abusó su puesto para ayudar al cártel H-2 a traficar miles de kilos de cocaína, heroína, metanfetaminas y mariguana a Estados Unidos y a cambio de sobornos permitió que ese cártel actuara con impunidad en México.

Cienfuegos fue detenido el jueves por autoridades estadunidenses en el aeropuerto de Los Ángeles, pero las órdenes para su arresto fueron giradas desde el 14 de agosto de 2019.

Según revela la acusación oficial hecha pública hoy por el Tribunal Federal del Distrito del Este de Nueva York, sede de este proceso judicial, los primeros tres cargos aprobados por un gran jurado a partir de evidencia presentada por fiscales federales afirman que entre diciembre de 2015 y febrero de 2017 el general Cienfuegos, también conocido como “El Padrino”, conspiró junto con otros a manufacturar y distribuir drogas ilícitas incluyendo heroína, cocaína, metanfetaminas y mariguana con el conocimiento de que serían exportadas a Estados Unidos.

El cuarto cargo es por conspiración para blanquear fondos procedentes del narcotráfico donde se acusa que entre las misma fechas de diciembre de 2015 a febrero de 2017, Cienfuegos realizó “transacciones financieras” transfiriendo y entregando fondos en moneda estadunidense y mexicana que procedían de narcotráfico.

Los fiscales estadunidenses calculan que la pena por estos delitos es cadena perpetua.

En una carta enviada al tribunal en Nueva York por el fiscal federal interino Seth Ducharme fechada este viernes 16 de octubre, se solicita una “orden permanente de detención” para el general -o sea, en oposición a cualquier forma de libertad condicional, bajo fianza o arresto domiciliario- ya que representa “un riesgo de fuga”.

El fiscal afirma, en la carta, que el acusado abusó de su puesto como secretario de la Defensa Nacional que ocupó entre 2012 a 2018 para ayudar al cártel H-2 a traficar miles de kilos de cocaína, heroína, metanfetaminas y mariguana a Estados Unidos. “A cambio de pagos de soborno, permitió al cártel H-2 -un cártel que rutinariamente realizó violencia al mayoreo, incluyendo tortura y asesinato- a operar con impunidad en México”, afirma.

Más aún, según la evidencia captada por fuerzas de seguridad pública, la cual incluye miles de comunicaciones por BlackBerry Messenger interceptadas por las autoridades, reveló que mientras era secretario de Defensa Nacional, a cambio sobornos, el acusado asistió al cártel H-2 de múltiples maneras, incluyendo asegurar que no se realizaran operaciones militares contra ese cártel, lanzando operaciones contra los rivales del H-2, facilitando transporte marítimo, ampliando el territorio controlado por ese cártel a Mazatlán y el resto de Sinaloa y presentando a líderes del cártel con otros funcionarios mexicanos.

Además, según la carta del fiscal, Cienfuegos alertó al cártel de investigaciones por fuerzas de seguridad pública estadunidenses sobre sus operaciones incluyendo el uso de informantes y testigos cooperantes que resultó en el asesinato de un integrante del cártel.

En las comunicaciones interceptadas ahora en poder de las autoridades estadunidenses se encuentran varios entre el acusado y un alto líder de H-2 en las que el acusado habla de su historia asistiendo a otra organización de narcotráfico como también comunicaciones donde es plenamente identificado.

El fiscal revela también que testigos han ofrecido “una riqueza de información” al gobierno estadunidense sobre las operaciones del cártel H-2, incluyendo el uso de sobornos para obtener la protección del gobierno.

El fiscal Ducharme concluye que “como deja claro la conducta criminal del acusado, él no tiene ningún respeto por la autoridad pública y el imperio de ley” y acusa que “previamente han puesto en peligro la seguridad de oficiales de seguridad pública estadunidenses y sus testigos al divulgar su existencia y el estatus de la investigación crminal sobre el cártel H-2 a su alto liderazgo”.

La acusación formal está fechada y registrada ante el tribunal el 14 de agosto de 2019, fecha en que se emitieron las órdenes de arresto contra el general. La fiscalía federal en Nueva York espera su llegada próximamente para proceder con su enjuiciamiento.

El Tribunal Federal del Distrito del Este de Nueva York es el mismo edificio en donde se realizó el juicio de Joaquín El Chapo Guzmán y donde procede el enjuiciamiento de Genaro García Luna. Sin embargo, no hay información ni evidencia por ahora de que el caso de Cienfuegos esté relacionado con los otros dos.