méxico | 17 de Octubre de 2020

El crimen organizado no sólo produce amapola, sino también limón, aguacate y otros alimentos presionando los precios al alza para el consumidor final. Foto Luis Castillo / La Jornada

Por

Por 

Carolina Gómez Mena / La Jornada
Ciudad de México, 17 de octubre.- Integrantes del movimiento El Campo es de Todos sostuvieron que ante el “hueco de poder, el desmantelamiento del campo y la falta de una estrategia nacional vinculada al impulso de la producción agropecuaria, ahora el crimen organizado no sólo produce amapola, sino también limón, aguacate y otros alimentos presionando los precios al alza para el consumidor final”.

En conferencia de prensa virtual, Luis Gómez Garay de Ugocp, Mariana González Torres del Cap, Álvaro Loza de Aferamich y Gregorio Viramontes de Unimoss, anunciaron “el cierre de toda intención de diálogo con el presidente Andrés Manuel López Obrador e informaron que “las alianzas estratégicas se darán con los gobernadores que sí responden a las necesidades del campo”.

Además, presentaron su agenda de cabildeo con el Poder Legislativo para “tratar de rencauzar el Presupuesto de Egresos de la Federación 2021 en el apartado que corresponde al Programa Especial Concurrente”.

Expusieron su rechazo al paquete económico 2021 y sostuvieron que se pretende “hacer pasar como política de fomento productivo al campo la distribución masiva de subsidios al consumo”. Consideraron que “las acciones del gobierno federal han sido en sentido inverso a cualquier estrategia de desarrollo productivo del campo”.

Los integrantes de El Campo es de Todos y el Congreso Agrario Permanente recordaron que decenas de organizaciones campesinas firmaron en Zacatecas (en 2018 durante la campaña presidencial con el entonces candidato Andrés Manuel López Obrador) una “alianza con decenas de propuestas que fuese el marco de la conformación de una política pública que permitiera relanzar el campo y hacer digna la vida de las comunidades rurales”.

No obstante, consideraron que las propuestas fueron “ignoradas y sus proponentes descalificados inmediatamente después de la calificación de la elección”.

Insistieron en que “las acciones del gobierno federal han sido en sentido inverso a cualquier estrategia de desarrollo productivo del campo, base del combate a la pobreza rural.