Por

Por 

Alonso Urrutia / La Jornada

Ciudad de México, 18 de enero.- Ante los cuestionamientos del Departamento de Justicia de Estados Unidos sobre el seguimiento en México al caso del ex secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos, el presidente Andrés Manuel López Obrador sostuvo hoy que “no es posible que se lleve a cabo una investigación con tanta irresponsabilidad, sin sustento y que nos quedemos callados. Imagínense que el gobierno de México se quede callado”.

Al descalificar la investigación realizada por la agencia estadounidense antidrogas (DEA por sus siglas en inglés), el mandatario insistió en que no es admisible la fabricación de delitos, “trátese de quien se trate".

“¿Qué sucede? Pues perdemos autoridad y, lo que juzgamos más importante, la autoridad moral, terminamos como encubridores ante los ojos de los mexicanos y del mundo. Al mismo tiempo no podemos nosotros fabricar delitos a nadie. De modo que lo que hicimos fue lo correcto. Es ético, independientemente del derecho, que tampoco se viola”.

Durante su conferencia matutina, López Obrador dijo que quienes armaron esto “de manera indebida, sin profesionalismo, sin ética y los corifeos, pues, empiezan a gritar como pregoneros: 'No hay transparencia, qué es lo que ocultan, son iguales, ¿qué no iban a combatir la impunidad y la están garantizando?'".

Precisó que hay dos expedientes difundidos, el que hizo público la Secretaría de Relaciones Exteriores, sin testar (ocultar partes) y el de la Fiscalía General de la República, que por razones legales debió testar el documento

Dijo que su gobierno se cercioró de que lo que enviaron las autoridades estadunidenses eran todos los elementos de la investigación, pero si surgen nuevos elementos para investigar, “adelante”, pero van a tener que reabrir toda la pesquisa.

“Hay muchísimos errores en el expediente, contradicciones. Al final todavía se están preguntando los delincuentes si es o no Zepeda, ellos mismos. Y luego los mensajes de Zepeda, que atribuyen al general Cienfuegos, hechos no solo con faltas de ortografía y atropellados, sino con un nivel de expresión que no corresponde a un funcionario de nivel medio, no hablemos de alto nivel".

En respuesta a una pregunta, López Obrador sostuvo que la cooperación con Estados Unidos tiene que continuar, no tiene por qué interrumpirse, pero sobre bases de legalidad, de transparencia, de confianza, de profesionalismo, de respeto a la soberanía. Por eso se hizo la reforma a la ley de seguridad nacional. “Ahí están ya las bases para la cooperación. Y no hay ningún problema. Estamos dispuestos a que continúe la cooperación.

López Obrador evitó opinar sobre los motivos que tuvo la DEA para la investigación a Cienfuegos: “Quién sabe. En todos lados cuando hay elecciones se exacerban los ánimos. Se desatan las pasiones y hay confrontación política. Creo que como estaban de por medio las elecciones, no sé quién o qué organización, qué grupo, qué agencia tomó la decisión de promover este juicio, o acelerar la investigación y con esos elementos detener al general.

"Se me hace muy raro, la verdad, es de lo más irresponsable", agregó. "No hay profesionalismo, y se supone que estaban investigando desde el 2013. Fíjense cuánto tiempo, y el resultado es ese expediente. ¡Es el parto de los montes!".