méxico | 18 de Enero de 2021

El mandatario cuestionó que en la elección pasada, el INE aprobó candidaturas a quienes no les correspondía y no tenían derecho a participar. Foto Presidencia

Por

Por 

Alonso Urrutia / La Jornada

Ciudad de México, 18 de enero.- Tras la resolución del Instituto Nacional Electoral con respecto a la difusión de las conferencias matutinas, el presidente Andrés Manuel López Obrador aseveró que aún falta lo que en su momento resuelva el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

Sin embargo anticipó: “quiero que se aclare si va a haber censura, si puedo hablar de temas relacionados con la democracia, que me digan si puedo hablar de que no se compre el voto, que no se utilice el presupuesto para favorecer a ningún partido, ningún candidato, que no se reparta frijol con gorgojo”.

Durante su conferencia de prensa, el mandatario cuestionó que en la elección pasada, el INE aprobó candidaturas a quienes no les correspondía y no tenían derecho a participar. “no voy a decir nombres, son los que están ahora que no quieren que hablemos, “por eso quiero hacer la lista. Si no es censura, si puedo hablar en favor en democracia, que las elecciones sean limpias, libres y que se respete la voluntad del pueblo”.

Por otro lado, reiteró que para alcanzar una definición en torno al aborto, se deberá realizar una consulta para que sean las mujeres las que decidan en torno a esta eventual modificación legal

Sostuvo que es de su interés hablar de esos temas y garantizar que se respete la voluntad popular y no se cometan fraudes por lo que, anticipó, va a mandar una carta a los gobernadores como lo hizo madero, para que se respete la voluntad del pueblo, “haciendoles ver que gane quien gane no tenemos ningún problema par trabajar con que resulte electo por voluntad popular”

López Obrador rechazó que él haya avalado la reforma electoral en la que ahora, se argumenta, está basada la resolución. “Lo que diga mi dedito; yo nunca avale ninguna reforma durante el periodo neoliberal”, Incluso mencionó que quien auspició esa reforma fue el entonces secretario de Hacienda, Agustín Carstens, porque era el “que repartía el maíz”.

Para el Presidente, la importancia de sus conferencias obedece a la necesidad de asegurar el derecho a la información a la gente ante el control informativo que ejercen los medios de comunicación tradicionales, a los que acusó de actuar con deshonestidad y sin ética.