Baja California | 20 de Noviembre de 2020

En medio de ambos funcionarios quedó el vicealmirante José Luis Ruiz Gervacio, inspector del Mando Naval de la Segunda Región Militar. Foto Omar Martínez

Por

Por 

Ana Lilia Ramírez

Tijuana, 20 de noviembre.- Sin dirigirse la palabra y con un toque de puño, el gobernador, Jaime Bonilla Valdez, y el alcalde de Tijuana, Arturo González Cruz, se encontraron por primera vez, luego de meses de polémicas entre ambos; coincidieron en un evento militar que se llevó a cabo en el cuartel Morelos.

Ambos funcionarios fueron invitados por el comandante de la Segunda Zona Militar, el general de Brigada, Saúl Luna Jaimes, a la ceremonia de la entrega del premio “Miguel Hidalgo de la Cruz” a personal de salud que ha estado al frente de la pandemia, que se llevó a cabo en el marco del 110 aniversario del inicio de la Revolución Mexicana.

En el acto protocolario de izamiento de bandera, los tres principales mandos del Ejército, el gobernador y el alcalde caminaron hacia la bandera monumental. Durante el trayecto, de unos cuantos metros, entre los mandatarios estatal y municipal había más que una sana distancia y el ambiente se notó tenso. Jaime Bonilla caminó junto al general de Brigada y el presidente municipal se quedó atrás.

Habían regresado a la mesa donde se colocaron los mandos militar, de la naval y los mandatarios, cuando a punto de retirarse el gobernador se despidió de quienes se encontraban a su derecha; volteó a la izquierda, donde estaba González Cruz, y solo le dio el puño para "chocarlo" -el inspector del Mando Naval de la Segunda Región, José Luis Ruiz Gervacio, quedó en medio- y sin decir una palabra, Bonilla Valdez se dirigió a su vehículo sin atender a los medios de comunicación, pues su agenda continuaba.

Quien sí habló fue el alcalde Arturo González Cruz: dijo que lejos de las diferencias políticas que pudieran tener, se debe de tener una coordinación en el tema de seguridad, “yo creo que debemos de tener una mejor coordinación”, dijo.

Los desencuentros públicos comenzaron el 26 de agosto pasado, cuando Arturo González Cruz publicó un video en su red social, donde culpaba al gobernador Jaime Bonilla Valdez de querer violentar sus derechos políticos.

Al día siguiente, en su transmisión en vivo el gobernador de Baja California respondió que las diferencias con González Cruz se debían a que no tenía resultados de trabajo.

Desde ese día, son reiterados enfrentamientos verbales a través de redes sociales y declaraciones en la prensa, hasta este viernes 20 de noviembre que tuvieron su primer encuentro, no se dirigieron la palabra.

Sin descripción disponible.

Sin descripción disponible.

Sin descripción disponible.

 

Sin descripción disponible.

Sin descripción disponible.