Baja California | 21 de Enero de 2021

El departamento de seguridad nacional de Estados Unidos detendrá las deportaciones de ciudadanos que hayan ingresado de manera legal. Foto Víctor Camacho / La Jornada

Por

Por 

Ana Lilia Ramírez
Tijuana, 21 de enero.- Josué Castro tenía 16 años cuando llegó junto a su madre a Tijuana desde su natal Honduras, venían huyendo de la inseguridad de su país, debido a que bandas criminales querían reclutarlo a la fuerza para la venta de droga; su única salida era migrar hacia Estados Unidos, aseguró.

"Venimos pidiendo raite y en autobús hasta que llegáramos aquí.... A mí me amenazaron de muerte porque querían que vendiera drogas y querían que vendiera mariguana”, enfatizó el migrante centroamericano que radica en Tijuana.

Desde hace más de un año Josué y su madre pidieron asilo político en Estados Unidos, como un caso más de los cientos de migrantes que fueron retornados a Tijuana, como un tercer país seguro; en tanto una corte resuelve su solicitud de asilo, tienen la esperanza que se agilicen su trámite

"Me alegré por el cambio -de presidente en Estados Unidos- porque como ya llevamos casi dos años aquí, estuvimos esperando la primera corte -de migración- y nos dieron seis meses, después la segundo fue en dos meses, pero ya la tercera era la última y se decidía si cruzábamos o no, pero empezó la pandemia y no pudimos hacer nada, el juez ya no nos recibió", comentó.

En caso de que no sea aprobada su solicitud de asilo, Josué y su madre no regresarán a su natal Honduras, temen por su vida y Tijuana es su segunda opción, la consideran más segura.

El gobierno de Estados Unidos anunció que, a partir del 22 de enero, en los primeros 100 días de gobierno del presidente Joe Biden, el departamento de seguridad nacional detendrá las deportaciones de ciudadanos que hayan ingresado de manera legal y ordenada para garantizar un sistema de control de inmigración justo y eficaz.

Detalló que las personas que están fuera de los Estados Unidos no serán elegibles para obtener un estatus legal bajo el proyecto de ley enviado al Congreso en su primer día como presidente y aplicará solo a las personas que viven en dicho país.

Por su parte activistas de apoyo a migrantes indicaron que las políticas amigables migratorias del nuevo presidente de Estados Unidos, podrían incentivar a los migrantes para llegar a la frontera para cruzar, pero no llegaran en multitud, así lo indicó José María García, director de Alianza Migrante en Tijuana.

"No van a llegar en las mismas cantidades como lo miramos en el 2017 o en el 2018, eso sentimos que no va a ocurrir, van a llegar de manera esporádica, en grupos pequeños que van a llegar a diferentes lugares... la gente siempre va a buscar una alternativa para llegar al norte del país", comentó el director de Alianza Migrante.

José María García Lara aseguró que las caravanas migrantes serán detenidas en el sur del país, pues son las políticas adoptadas por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador desde el inicio de su administración.