Chihuahua | 21 de Enero de 2021

Dosis de la primera remesa de vacunas contra Covid aplicada en Tijuana. Foto Omar Martínez / archivo

Por

Por 

Jesús Estrada / La Jornada

Chihuahua, Chih., 21 de enero.- Al menos cinco familiares de directivos y empleados administrativos del hospital regional de la Secretaría de Salud de Chihuahua en el municipio de Delicias recibieron la vacuna de Pfizer contra Covid-19 sin respetar la lista de médicos y enfermeras que tienen contacto directo con pacientes, denunciaron trabajadores en redes sociales.

Explicaron que se usaron dosis de empleados del área Covid-19 que rechazaron vacunarse o no estaban laborando.

Los empleados acusaron al subdirector del hospital, Jaime Pérez Martínez, de tráfico de influencias. El funcionario negó que haya favorecido a sus familiares y señaló: “Mi hija trabaja aquí. Está en la lista (de vacunación) dentro de los lineamientos que nos dieron.

"Las vacunas siempre estuvieron bajo resguardo de cuatro funcionarios de la Secretaría de Bienestar y de los militares, quienes tienen su propia lista para mantener el control y mantuvieron en todo momento un resguardo estricto del biológico. No sé a qué se refieren, a cuáles directivos. Yo al menos no he metido a mi familia".

Aceptó que "hubo muchas personas que se comunicaron para pedir el favor de que los vacunaran en el hospital, pero me negué. Se trata de una cosa seria y se inmunizó solo a empleados de la institución, cuyos nombres estaban ya en una lista".

No hay denuncia formal
La directora estatal de Promoción y Control de Enfermedades, Leticia Ruiz González, ofreció investigar esta presunta irregularidad, aunque afirmó que no existe denuncia formal y consideró improbable que se incurriera en tráfico de influencias, "ya que la Secretaría de la Defensa Nacional mantiene un estricto control en el resguardo y aplicación de las vacunas".

La Secretaría de Salud del estado respondió que la aplicación de la vacuna contra el Covid-19 se lleva a cabo "sin contratiempos", de acuerdo con los protocolos estipulados por las secretarías federales de Salud, Bienestar y Defensa Nacional.

"Hasta el 19 de enero no se tenían registradas incidencias en las unidades médicas de la Secretaría de Salud y tampoco se han detectado actos que pudieran sugerir un presunto tráfico de influencias", concluyó.