Baja California | 21 de Enero de 2021

La versión sobre la salida de la organización ambientalista se dio luego de que uno de sus colaboradores en México realizó una publicación en la que daba a entender que Sea Shepherd se iba de México, sin embargo, solo se refería a las operaciones “en tierra” de la ONG, explicó la vocera. Foto tomada de la página de Sea Shepherd

Por

Por 

Juan Pablo Guerra Cuéllar

Tijuana, 21 de enero.- La organización ambiental Sea Shepherd no tiene planes para retirarse del Alto Golfo de California, solo ha reducido la cantidad de "capítulos" de la organización en tierra porque se concentrará en sus operaciones marítimas, así lo confirmó Tamara Arenovich, coordinadora de comunicación del grupo ecologista.  

La versión sobre la salida de la organización ambientalista se dio luego de que uno de sus colaboradores en México realizó una publicación en la que daba a entender que Sea Shepherd se iba de México, sin embargo, solo se refería a las operaciones “en tierra” de la ONG, explicó la vocera.

En entrevista con La Jornada Baja California, Arenovich dijo entender "la confusión que la publicación pueda haber causado, pero Sea Shepherd se mantiene activo en México y trabajando con las autoridades mexicanas; nos mantenemos con el compromiso de proteger a la vaquita".

Debe responder por la muerte de pescador
La versión de la salida provocó que la senadora bajacaliforniana Nancy Sánchez Arredondo demandara -durante la última sesión de la Comisión Permanente del Congreso- que no se permita a la organización ambientalista irse del país sin antes responder por el incidente violento en el que se vio involucrada una de sus embarcaciones y que le costó la vida a un pescador y dejó a otro lesionado.

“Sea Shepherd no puede irse del país con impunidad, debe responder ante la justicia mexicana. El pescador Mario García Toledo murió en el choque y Sergio Martínez Valdés, está gravemente lesionado”, apuntó la senadora de Baja California.
 
Sánchez Arredondo -en la sesión de la Comisión Permanente del 20 de enero- expresó su beneplácito, si es que se irá, pero pidió que las autoridades judiciales mantengan la investigación sobre una organización que se dedica a labores de “vigilancia e inspección” en torno a la vaquita marina, una especie en peligro de extinción y cuya preservación tiene a los ambientalistas en el poblado de San Felipe.

La organización ha sido criticada desde distintos flancos. Por un lado en el legislativo, el diputado local Juan Manuel Molina y la senadora federal Alejandra León han pedido en diferentes momentos que se esclarezca la relación que tiene el gobierno federal con la ONG, así como su pronto retiro de la zona.

Por su parte los pescadores afectados por las restricciones demandan que se deje de "criminalizar la pesca" en esta área del país y luego de la colisión entre embarcaciones -que costó la vida de uno de sus compañeros el pasado 31 de diciembre-; su petición es que los ambientalistas extranjeros sean retirados del golfo de California.

La restricción a la pesca se estableció desde 2015 para prevenir la extinción de la vaquita marina y a los pescadores se les ofreció un apoyo económico mensual por las afectaciones, pero los sanfelipenses lo catalogaron como insuficiente y luego fue cancelado, y en septiembre de 2020 se delimitó el Área de Tolerancia Cero en un polígono de 225 kilómetros cuadrados, donde se decretó vigilancia de las autoridades durante 24 horas, a fin de evitar la pesca furtiva.

El delegado federal, Jesús Ruiz Uribe, dijo que “no tenemos una postura” sobre el tema porque “es delicado”; “ si nos castigan con un embargo por el cabildeo de estas grandes corporaciones (ambientalistas) y en un acto donde hablamos de defender la soberanía y los sacamos, la amenaza será para toda la pesquería del país”. Así que señaló que México no puede decidir unilateralmente la salida de Sea Shepherd.