Baja California | 21 de Febrero de 2021

Las piezas museográficas y los libros permanecerán en resguardo de la casa de la cultura que se ubica en la calle segunda, el antiguo palacio municipal. Foto cortesía para La Jornada Baja California

Por

Por 

Mireya Cuéllar
Tijuana, 21 de febrero.- La biblioteca municipal Benito Juárez será reubicada, aunque la definición del sitio está pendiente todavía. La primera opción que está explorando la presidencia municipal es utilizar el edificio de Correos y Telégrafos - actualmente en semiuso- ubicado en Negrete y calle 11, en la zona Centro de la ciudad, donde además se instalaría un museo y una galería.

Si por alguna circunstancia no se consigue que el gobierno federal ceda a Baja California dicho inmueble, el plan “B” es solicitar a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) un inmueble que tiene en la Zona Río –casi en contra esquina del Cecut-, acondicionado para difundir la cultura de la legalidad pero que no se ha utilizado. El plan “C” es trasladar todo el acervo al Museo Ámbar, que se ubica en la vía rápida.  

Conseguir el edificio de Correos y Telégrafos llevará tiempo porque implica mucha tramitología con el gobierno federal, sin embargo, es la opción que más están empujando las autoridades municipales y estatales por tratarse de un edificio emblemático de la ciudad que además cuenta con más de 2 mil metros cuadrados de construcción.

 
Sin descripción disponible.

Inaugurado el 17 de noviembre de 1957, el inmueble de la calle Negrete esquina con calle 11, es para muchos tijuanenses parte del patrimonio cultural de la ciudad. En 2019 un grupo de intelectuales, artistas y promotores culturales solicitó al Instituto de Cultura de Baja California, al Consejo de Patrimonio Cultural del estado y a la Comisión Municipal del Patrimonio Cultural de Tijuana que se hiciera una declaración formal del inmueble como “patrimonio cultural” de la ciudad a fin de evitar que en algún momento se le modificara o demoliera.

Por lo pronto, el municipio encargó a la maestra Minerva Tapia, titular de cultura, hacerse responsable del embalaje de 70 piezas museográficas -en la biblioteca Benito Juárez había un pequeño espacio que hacía las veces de museo- y del traslado de la memoria histórica que se mantenía en las instalaciones que formaban parte del complejo del Instituto de Cultura de Baja California, cuyas instalaciones, junto con el “palacio blanco” fueron donadas a la Universidad Autónoma de Baja California (UABC).

Las piezas museográficas y los libros permanecerán en resguardo de la casa de la cultura que se ubica en la calle segunda –el antiguo palacio municipal- y en la casa de la cultura de la colonia Altamira.  Por el momento, la hemeroteca no se moverá de lugar porque el acervo (una colección de periódicos y revistas que inició en los años 30-40 del siglo pasado) requiere un espacio climatizado a 21 grados centígrados, y por lo tanto no pueden ser llevados a cualquier espacio. Deberá acondicionarse antes de moverlos.

 
Sin descripción disponible.
Sin descripción disponible.