méxico | 21 de Mayo de 2021

En la vivienda del individuo de 74 años se encontraron restos humanos y objetos femeninos que presuntamente pertenecían a víctimas. Foto captura de pantalla del video de La Jornada

Por

Por 

Silvia Chávez González / La Jornada

Tlalnepantla, Méx., 21 de mayo.- El presunto feminicida de Atizapán de Zaragoza, Andrés, fue vinculado a proceso como probable responsable del homicidio de Reina, de 34 años, cuya desaparición fue reportada por su esposo el 14 de mayo, y quedó sujeto a investigación por el asesinato de otras cuatro mujeres, a quienes habría sepultado en su vivienda en la colonia Lomas de San Miguel, en ese municipio.

“Yo sabía cortarla, porque hace tiempo fui carnicero”, relató Andrés, de 74 años, en su declaración ante el Ministerio Público (MP), a la cual se dio lectura ayer durante la audiencia de formulación de imputación en la sala de juicios orales y de control del poblado de San Pedro Barrientos.

Tras revisar la información aportada por el agente del MP de la Fiscalía Especializada en Feminicidio de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (Fgjem), el juez de control vinculó a proceso a Andrés y le impuso prisión preventiva.

Durante la audiencia, la autoridad ministerial señaló que el imputado era pareja sentimental de la víctima, a quien quitó la vida porque ella intentó terminar la relación.

Agregó que Andrés habría utilizado un cuchillo cebollero para lesionar a la mujer en las cervicales y provocarle traumatismo craneoencefálico; después cortó el cuerpo con diversas armas punzocortantes.

Se detalló que el 15 de mayo el esposo de Reina encontró los restos de su mujer en el sótano del dormitorio de Andrés, el cual en alguna ocasión fue una fosa séptica y el detenido la utilizaba de bodega.

De acuerdo con el MP, ese día el esposo de Reina llegó al domicilio de Andrés para averiguar el paradero de su mujer, desaparecida el 14 de mayo, e ingresó a la habitación del imputado, la cual estaba a oscuras. Auxiliado con la luz de su teléfono, observó que en el piso había cajas apiladas sobre una tabla, la quitó y dejó al descubierto la entrada al sótano.

El marido narró al MP que bajó por unas escaleras y observó que en ese cuarto había restos humanos que identificó como los de su esposa, quien un día antes dijo que iría a la Ciudad de México con Andrés a comprar mercancía para su negocio de teléfonos celulares. No era la primera vez que el imputado acompañaba a su mujer.

La FGJEM señaló además que Andrés podría estar relacionado con el asesinato de cuatro mujeres más, a quienes habría contactado en bares de Tlalnepantla para llevarlas a su domicilio, donde presuntamente las mató, desmembró y sepultó en la cocina.

El juez de control autorizó una investigación complementaria para que la fiscalía aporte pruebas sobre los crímenes, cuyas narraciones obran en la declaración del imputado. El 20 de agosto será la audiencia de cierre de indagatorias.

Asimismo, ordenó prisión preventiva contra el procesado, cuya defensa intentó demeritar la información aportada por la fiscalía con el argumento de que su cliente, “por su edad”, no pudo haber cometido el crimen.

“Al señor (Andrés) lo conocemos por el negocio familiar de celulares que teníamos, y regularmente acompañaba a mi esposa a comprar mercancía. Es completamente falso que hayan tenido una relación sentimental, que se la llevara con engaños y la matara”, expuso en la audiencia el esposo de Reina.

La Fgjem reportó que en la vivienda del septuagenario encontraron identificaciones de Rubicela Gallegos Castillo, Flor Nínive Vizcaíno Mejía, Berenice Sánchez Olvera y Norma Jiménez Carreón, cuyas desapariciones fueron reportadas en 2011, 2012, 2016 y 2019, respectivamente.