diputados federales | 22 de Octubre de 2020

Al frente, el secretario de Salud, Jorge Alcocer. A sus costados los directores del Issste (izquierda) y del IMSS (derecha) antes de comparecer en la Cámara de Diputados. Foto La Jornada

Por

Por 

Enrique Méndez y Roberto Garduño / La Jornada

Ciudad de México, 22 de octubre.- El sistema de salud en México enfrentó la pandemia de Covid-19 en medio del complejo abandono de sus instalaciones y del personal médico, subrayaron en la tribuna de la Cámara de Diputados, el secretario de Salud, Jorge Alcocer, y los directores del IMSS, Zoé Robledo; del Issste, José Antonio Ramírez, y del Insabi, Juan Antonio Ferrer. Durante la comparecencia en San Lázaro, los funcionarios del sector expusieron que en la emergencia se privilegiaron las acciones para salvar la vida de los mexicanos.

Para concretarse la comparecencia en San Lázaro, las bancadas establecieron un acuerdo de civilidad. Así, la presidenta de la Mesa Directiva, Dulce María Sauri, anunció la presencia de los funcionarios, quienes ingresaron al salón de pleno por el pasillo central. A ellos se les sumó el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell.

A lo largo de la comparecencia, los cinco funcionarios de salud utilizaron en todo momento cubrebocas, y el titular de la dependencia dijo a los legisladores que el uso de este en la población no es suficiente, que además se debe aplicar otras medidas como la sana distancia y el lavado continuo de manos para reducir el contagio.

La presencia del doctor López-Gatell concitó que diputadas y diputados de Morena y del PT se arremolinaran en su entorno solicitándole una selfie o por lo menos un saludo de codo o puño. Mientras se acomodaban en las curules que se ubican en la secretaría de la Mesa Directiva, los panistas les reprocharon con dureza: ¡Asesinos, mentirosos!

Jorge Luis Preciado (PAN), desde su curul reclamó que López Gatell se tomara selfies. Pero los morenistas y petistas continuaban asediando al subsecretario, quien no tenía de otra que atender a sus correligionarios y petistas. A todo pulmón, el panista preciado persistió en su demanda, mientras los tres funcionarios tomaban protesta de decir verdad, exigió que el subsecretario, que no estaba enlistado como compareciente, que pasase al sector del público para seguir la comparecencia.  

La diputada Sauri, quien conducía con propiedad la sesión, respondió solicitando que todo aquel diputado o diputada que deseara acercarse al subsecretario, lo hiciera quienes requieran la atención de los funcionarios presentes en el pleno.

Así, el secretario de Salud, Jorge Alcocer, expuso que la administración federal solicitó incremento de recursos para la formación de recursos humanos, vacunación derechos de niñas y niños y adolescentes, prevención de la obesidad.

En su exposición el funcionario subrayó que el gobierno recibió un sistema de salud devastado, no obstante, ante esta pandemia la respuesta social y gubernamental se ha enfocado en salvar vida. “En ningún momento hemos visto saturado el sistema de salud; el desarrollo de una vacuna parece ser el camino más prometedor. Nuestro objetivo es garantizar el acceso equitativo a las vacunas.”

Jorge Alcocer expuso una serie de datos que giran en torno a la salud de los mexicanos. México encabeza la mortalidad de niños por leucemia, dijo. Hay un déficit de médicos especialistas y oncólogos de atención a niños, solo existen 240 en el país, cuando en Estados Unidos, existen 2 mil.

Por su parte el director del IMSS, Zoé Robledo, puso a consideración que en el instituto. Se emprendimos el programa de unidades médicas de tiempo completo; se lanzó una convocatoria para cubrir diez mil plazas de trabajadores de la salud para preparar a más médicos especialistas crecimos 40 por ciento en las becas a estudiantes de especialidad, lanzamos una convocatoria abierta para concursar las 32 delegaciones del IMSS.

En su amplia enumeración de accione, refirió que se volvió prioritario, romper las cadenas de contagio, recetar a medicamentos resurtibles; evitar la saturación hospitalaria; se reconvirtieron camas; se diseñó el plan estratégico del IMSS para la atención de la emergencia. Se reconvirtieron hospitales en tres fases: 20 en la primera, 110, en la segunda y 184 hospitales en la última.

En tanto, el director del Issste, Luis Antonio Ramírez, también describió con amplitud que el deterioro y la falta de inversión en el ISSSTE, provocaron que se abusara de los servicios subrogados. Para enfrentar tal circunstancia se puso en práctica la transparencia, y se disminuyó la práctica de subrogación.

Y el titular del Insabi, Juan Antonio Ferrer Aguilar, también refirió que con el INSABI y se inició el proceso de transformación del sistema de salud en México. “Todas las personas tienen derecho a recibir servicios de salud sin ningún impedimento.

“El Insabi ha transferido a las entidades federativas a el presupuesto 2020. Nos toca enfrentar el desafío mas grande de salud públicas en los últimos 100 años. El Insabi respondió a una necesidad imperiosa de la contención de los contagios, todas las instituciones, incluido el sector privado han puesto todos sus esfuerzos en proteger la salud de los mexicanos. Hemos iniciado la transformación del sistema de salud, por medio de las necesidades de la persona, su familia y las comunidades”.

Tras la exposición inicial, la diputada Martha Estela Romo (PAN), retomó la ofensiva de reprochar con dureza las decisiones del gobierno frente a la pandemia. “Sus pésimas decisiones de salud que han tomado en este gobierno; nos indigna porque la ineptitud también mata. Tenga el valor señor secretario de vernos a la cara. ¡Dónde carajos queda el derecho a la salud!

Le tengo un regalito para que no se olvide que la ineptitud”, y le entregó al secretario una urna mortuoria.  

Mientras cerraba así su intervención, sus compañeros panistas colocaron decenas de cruces de unicel al pie de la tribuna cameral con el número de los muertos, y una manta con la leyenda La Ineptitud también mata…

En el pleno, la respuesta a los panistas se dejó escuchar: ¡ABC, ABC, ABC (en referencia a los bebés que murieron en Hermosillo) durante el gobierno de Felipe Calderón. Y a eso, el petista José Luis Montalvo, les gritaba también, ¡asesinos, infanticidas, asesinos…!