Baja California | 23 de Abril de 2020

Fabrica en labores antes del impacto del coronavirus en México. Foto Ángel Ramírez

Por

Por 

Ana Lilia Ramírez

Tijuana, 23 de abril.- Don José era un obrero que, a pesar de estar diagnosticado con presión arterial alta, se le negó regresar a su casa para confinamiento por la pandemia del coronavirus y falleció de Covid-19 en el Hospital Regional 1 del IMSS el pasado 14 de abril, aseguró su hija Rosa, con la voz entrecortada y culpó a la empresa maquiladora de exponer al hombre de contagio al coronavirus.

“Mi papá estuvo trabajando, como mi papá era hipertenso, él fue y presentó su hoja a la fábrica, su cartilla -del IMSS- que decía que era hipertenso y le dijeron que no, que se fuera al IMSS para que le dieran su incapacidad”, dijo Rosa.

Rosa dijo que Don José tenía 42 años y desde hace 5 años trabajaba como obrero en una fábrica de costura que manufactura partes para automóviles y que la empresa, considerada no esencial, cerró sus puertas hasta después la muerte de don José.

“La fábrica no es indispensable que produzca productos médicos, nada, la fábrica cuando se dio la orden de mandar a trabajar hipertensos, con diabetes y todo eso, la fábrica siguió trabajando normal. La fábrica cerró desde que el seguro -IMSS- les aviso que mi papa había fallecido, solamente así fue cuando cerraron, porque mi papa había fallecido, ya que mi papa falleció, ya ¿para qué?”, apuntó la hija del obrero fallecido.

De acuerdo con declaraciones del gobernador, Jaime Bonilla Valdez, desde el inicio de la pandemia el sector maquilador no esencial de Baja California se ha negado a detener operaciones y por ello instruyó al secretario del Trabajo del estado, Sergio Moctezuma a realizar operativos para cerrar las empresas no esenciales que continúan trabajando al ser un riesgo sanitario de contagios.

Hasta el viernes 17 de abril se informó que derivado de los operativos un total de 562 empleadores de maquiladoras, comercios y empresas habían sido clausuradas y autoridades estatales de la secretaria del trabajo aceptaron que continúan trabajando empresas no esenciales.

Rosa culpa a las empresas maquiladoras de contagios entre la población: “muchas fábricas están arriesgando la vida de muchas personas, ahorita fue mi papá en esa fábrica y luego ¿Quién va a ser? pero a las fábricas no les importa, solo quieren deshacerse del problema de mi papá y después volver a abrir”, aseguró Rosa

Por su parte el secretario de salud del estado, Alonso Pérez Rico informó que la población que más ha sido afectado por la pandemia de coronavirus son los obreros del sector industrial y aseguro que empresas no esenciales siguen operando y ponen en riesgo de contagios a la clase trabajadora.

“Cuando una empresa que hace un giro no esencial y continúa abierto, compromete a sus trabajadores y que si desafortunadamente un trabajador tiene un desenlace no favorable -muerte- o favorable -contagio recuperado-, de todas maneras, va a haber un proceso de investigación” dijo Pérez Rico.

Rosa no solo perdió a su padre que falleció a causa del coronavirus, dice que aún enfrenta múltiples problemas derivado de la pandemia entre ellos. La lentitud para recuperar el cuerpo de don José y darle una sepultura, la falta de dinero de los gastos, la discriminación y odio de sus vecinos hacia su familia por considerarlos focos de infección, pero lo que más le duele a Rosa es el temor e incertidumbre de que el resto de su familia esté contagiada de Covid-19, pues el sector salud no le ha hecho exámenes de laboratorio y viven con el temor que otros integrantes de su familia mueran contagiados por el virus.

“Nos dicen que nosotros estamos contagiados, que mi papá se murió por el coronavirus, salimos y se nos quedan viendo como bichos raros y la gente no se nos acerca porque dicen que estámos contagiados”, finalizó Rosa.