Baja California | 25 de Noviembre de 2020

El alcalde de Tijuana Arturo González Cruz en imagen de archivo. Foto Omar Martínez / La Jornada

Por

Por 

Juan Pablo Guerra Cuéllar
Tijuana, 25 de noviembre.- Ante la llegada de los procesos electorales de cara a las elecciones del 2021, todos aquellos que busquen ser candidatos para puestos de elección popular estarán bajo mayor escrutinio, eso incluye a los ahora candidatos a la gubernatura de Baja California, quienes hicieron públicas sus aspiraciones cuando se reunieron con el presidente nacional de Movimiento Regeneración Nacional, Mario Delgado.  

Parte de este escrutinio extra será por la parte legal, ya que se ha informado que la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público ha empezado a realizar investigaciones a todos aquellos individuos que buscarán competir por un puesto de elección popular, en una operación creada para evitar que el crimen organizado intervenga en el proceso electoral.  

En el caso específico de Baja California, fuentes extraoficiales han informado que, de todos los candidatos a la gubernatura por Morena, el que está siendo investigado por un caso específico en su contra es el presidente municipal de Tijuana Arturo González Cruz, quien estaría bajo la lupa debido a presuntos vínculos con operaciones y recursos de procedencia ilícita.  

Una de las operaciones que se encuentran en la investigación de la UIF, de acuerdo con la fuente, involucra una transacción monetaria de 22 millones de dólares.

De ser correcto y la investigación sigue su curso, González Cruz se vería obligado, de la misma manera en que le ha ocurrido al teniente toronel Julián Leyzaola, a salirse de la carrera por la gubernatura e incluso tendría que pedir licencia nuevamente para que la investigación llegué hasta sus últimas consecuencias y pueda ser exonerado o enfrentar cargos.