Baja California | 28 de Noviembre de 2020

El presidente López Obrador estuvo acompañado este sábado por el gobernador Jaime Bonilla, el titular del IMSS Zoé Robledo y por el presidente del Concejo Fundacional de San Quintín Jorge Alberto López Peralta. Foto cortesía Presidencia

Por

Por 

Alonso Urrutia / La Jornada
San Quintín, 28 de noviembre.- Al continuar su gira por la entidad y de visita en el Valle de San Quintín, en transición para convertirse formalmente en municipio, el presidente Andrés Manuel López Obrador acusó que los conservadores "están desesperados, quieren a como dé lugar detener la transformación. Se están reagrupando, se están poniendo de acuerdo porque creen que van a lograr el retroceso, pero no daremos marcha atrás, no van a poder".

Durante el acto en el que se anunció que en enero próximo se va a concluir la ampliación del Hospital IMSS Bienestar de San Quintín, el director del organismo, Zoé Robledo, dio a conocer la vigencia del acuerdo para darle atención médica y guardería 167 mil jornaleros en la frontera norte con una partida de 142 millones de pesos.

López Obrador ofreció seguir apoyando estos municipios marginados donde hay muchos trabajadores agrícolas, "celebro este decreto para apoyar a jornaleros agrícolas con seguridad social, atención médica".

En el acto de supervisión de avances de obra en la ampliación del hospital, el mandatario firmó el decreto de ampliación de estímulos fiscales otorgados a la frontera norte, López Obrador insistió en que ha sido el presidente más atacado desde los tiempos de Francisco I. Madero.

A pesar de ello, "Vamos hacia adelante enfrentando esta crisis doble, la sanitaria y la económica, y vamos avanzando en la transformación con todos los obstáculos, resistencias, con las reacciones en contra de los conservadores que apuestan a mantener este régimen de privilegios".

López Obrador recordó que desde la campaña de 2018 ofreció respaldar la petición social para convertir al Valle de San Quintín en un nuevo municipio de Baja California porque a los residentes de aquí "es una añeja demanda, anhelo, porque les quedaba muy lejos Ensenada para hacer sus trámites y además quería la gente de San Quintín manejar su presupuesto, lo que por su derecho les corresponde. Ofrecimos en campaña ayudar a crear este nuevo municipio y celebro que se haya cumplido ese compromiso de campaña".

Sin embargo, dedicó una parte de su discurso a descalificar, una vez más, al sector conservador que pretende detener los cambios en su administración. Destacó el respaldo social que, según dijo, ha mantenido su administración con una fórmula clave, afirmó, el combate a la corrupción.

Inevitable la referencia al migrante que aquí, en San Quintín, le recomendó en campaña encabezar acciones para separar el poder económico del poder político como en su momento Benito Juárez hizo con el poder religioso.

A su llegada al hospital, López Obrador se encontró con expresiones de respaldo, reclamos de justicia y denuncias de corrupción contra Gilberto Herrera, delegado de la Secretaría del Bienestar en el estado, a quien se le acusó de presunta corrupción y despidos injustificados de servidores de la nación.