méxico | 29 de Noviembre de 2020

La vacuna de AstraZeneca es un vector viral no competente para replicarse, que en las fases 1 y 2 ha brindado una inmunidad de entre 68 y 100 por ciento en centenares de personas. Foto tomada de @UAQmx

Por

Por 

Arturo Sánchez Jiménez / La Jornada
Ciudad de México, 29 de noviembre.- La vacuna producida por la Universidad de Oxford y AstraZeneca, que podría aplicarse a la población en el verano de 2021, representa una esperanza para la mitigación del Covid-19 en México, debido a los bajos costos de producción, mayor facilidad de almacenamiento y posibilidad de transporte con la logística existente en el sector salud, consideró el doctor Pablo Adolfo Mayer Villa, investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

En un panorama conservador, “México podría tener 200 millones de dosis de la inmunización porque el costo es mucho menor y de manejo más sencillo que aquellas de RNA –como la desarrollada por Pfizer– que tienen que ser conservadas a menos de 70 grados centígrados, en tanto ésta puede ser almacenada y transportada a entre -2 y -8 grados”.

La vacuna de AstraZeneca es un vector viral no competente para replicarse, que en las fases 1 y 2 ha brindado una inmunidad de entre 68 y 100 por ciento en centenares de personas, mientras en la fase 3 –cuando se aplicó a gran escala entre individuos de 18 a 55 años– las pruebas de inmunidad alcanzan 70 por ciento, con algunos efectos secundarios como fatiga, dolor de cabeza y malestar general en la primera y segunda dosis.

La Fundación Carlos Slim tiene un convenio para su producción y distribución en México, lo que crea aún más expectativas y hace que “se aminore la crisis económica de alguna manera y cree esperanza en la mitigación de la enfermedad”, dijo en la conferencia Virología, epidemiología y vacunas para SARS-CoV-2.

Existe un esfuerzo global para caracterizar al virus y el curso clínico de la enfermedad por Covid-19 que ha llevado a trabajar de manera intensa, a fin de encontrar una vacuna urgente para mitigar los efectos de esta pandemia causada por el virus SARS-CoV-2.

Actualmente se tienen datos de los ensayos de las primeras dos fases de inmunizaciones candidatas que sugieren que son seguras y efectivas, e incluso muchas de ellas ya están en fase 3 y precisan que estarán listas en unos meses.