Baja California | 30 de Marzo de 2020

El cierre de playas y de centros comerciales que no ofrezcan servicios esenciales ya está vigente, dijo el mandatario al mostrar la curva de contagios que pretende parar. Foto captura de pantalla

Por

Por 

La Jornada Baja California

Tijuana, 30 de marzo.- "A partir de mañana va a estar prohibido andar deambulando en las calles sin ningún motivo... no se vayan a sorprender de que la policía, la Guardia Nacional, el Ejército o la Sedena se acerque con ustedes y les diga que qué andan haciendo si no tienen realmente un propósito", advirtió el gobernador Jaime Bonilla Valdez, luego de que se confirmara que suman 31 casos de Covid-19 en el estado, de los cuales siete se diagnosticaron el domingo y seis solo en Mexicali.

Lo que se trata de hacer es "controlar esto y claro que las medidas coercitivas que vamos a implementar cada vez van a ser más rígidas conforme se vaya disparando (la gráfica de contagios)", adelantó al concluir la reunión de seguridad en la que el secretario de Salud, Alonso Pérez Rico, observó que en Mexicali es "grave" el grado de dispersión comunitaria ya que la tasa de contagios es muy elevada, con 2.3 casos por cada 100 mil habitantes en la zona urbana, contra .5 que tiene Tijuana.

Bonilla Valdez anunció que como parte de las medidas "a partir de ahorita" se ordenó el cierre de plazas comerciales donde se aglomera la gente, además de que se restringió el paso a las playas de la entidad. "En particular en Mexicali (las plazas) son centros de socializar con la comunidad", dijo al referir que el domingo en la Plaza Cachanilla se contabilizó la presencia de al menos mil 500 personas "si una sola persona estaba contaminada, contaminó una gran cantidad".

Aclaró que el cierre de los negocios "no es una cosa fácil de hacer y sabemos que la economía está siendo afectada, pero lo primordial es la salud... de nada sirve que tengan dinero en el banco si no tienen vida, si no tienen salud. Entiendo perfectamente cuando dicen que 'a mi negocio le va a ir muy mal', pero 'vas a estar vivo', eso es lo que queremos y hay siempre oportunidad de recuperarse.

Calificó como un "crimen infectar a nuestros viejitos y a nuestros niños" por lo justificó los cierres y restricciones y anunció que el gobierno del estado tiene una gran responsabilidad en los hombros: "estamos tratando de apoyar en lo que se pueda que es la comida a las familias más necesitadas. Entonces de hambre no nos vamos a morir, vamos a buscar la manera de que la gente que está más marginada, que no tenga de dónde echar mano, hacerles llegar el apoyo de comida".

De no aplicarse las medidas estrictas no habría recursos suficientes para atender un incremento mayor de la estadística de contagios, advirtió el gobernador quien dio a conocer que una de las personas diagnosticadas es el secretario general del Sindicato de Burócratas, Manuel Guerrero Luna, por lo que pidió a quienes estuvieron en contacto con él que se autoaíslen y se mantengan en contacto con las autoridades de salud para reportar cualquier indicio de la enfermedad.

Alarmante el caso de Mexicali: Pérez Rico

Por su cuenta, el secretario de Salud, Alonso Pérez Rico, mencionó que de los siete casos confirmados el domingo seis corresponden a Mexicali y uno a Tijuana. Calificó de "alarmante" la situación de la capital bajacaliforniana que tiene 64.5 por ciento de los casos, con una densidad de población mucho menor a la de esta frontera "y seguramente mañana habrá más".

El funcionario confirmó el cierre de establecimientos no esenciales y reiteró el llamado a extremar precauciones; ratificó el cierre de restaurantes en los que solo se ofrece servicio para llevar o a domicilio, playas públicas, y la suspensión de actividades laborales que involucren la movilización de personas en todos los sectores.